Avisar de contenido inadecuado

Qué es el derecho al olvido

{
}

Antes de hablar sobre cómo el derecho al olvido en Internet puede ayudarnos a la hora de controlar nuestra imagen y reputación en Internet, hay que dejar claro qué es y en qué consiste este derecho.

Bien, se puede decir que el derecho al olvido es el derecho que tiene una persona de borrar, bloquear o suprimir información personal que se considera obsoleta o que afecta el libre desarollo de cualquiera de sus derechos fundamentales.

Dicho así parece complicado pero es mucho más sencillo de entender explicando cómo se ha originado este derecho.

En 1998, un diario español publicaba dos anuncios sobre la subasta de unos inmuebles embargados por una deuda con la seguridad social. El afectado por este caso consiguió resolver el asunto pero doce años después se encontró que al buscar su nombre en Google esta información aparecía en la primera página de resultados del buscador. En ese momento, este ciudadano español trató de conseguir que el diario o Google dejaran de indexar esta información. Al encontrarse un no por respuesta, acudió a la Agencia Española de Protección de Datos organismo que trasladó el caso al Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

El Tribunal de Luxemburgo emitió su sentencia contra Google en Mayo de 2014 dando origen a esta normativa. En dicha sentencia, la justicia europea dictaminó que los motores de búsqueda (Google, Bing, Yahoo...) son los responsables de los datos aparecidos en su página de resultados y en ellos recae la tarea de eliminar u ocultar de sus resultados de búsqueda los enlaces a la información que se considera lesiva para la reputación del ciudadano.

La sentencia del TJUE obligó a Google a suprimir enlaces de su página de resultados TAGS:undefined

Es decir, que, los ciudadanos europeos pueden solicitar a Google (así como al resto de buscadores) la elimininación de determinados enlaces a URLs donde se da información obsoleta o perjudicial para su imagen siendo los administradores de estos motores de búsqueda los encargados de decidir si atienden o no la solicitud en virtud de determinadas condiciones.

En este punto hay que hacer una anotación importante. Que Google, Yahoo, Bing o cualquier otro buscador oculte o suprime un enlace de su página de resultados no quiere decir que la información original se elimine. De hecho, se puede acceder a dicha información a través de otros medios (introduciendo la dirección de manera directa, haciendo la búsqueda con diferentes parámetros...). A pesar de esto, muchos detractores del derecho al olvido consideran que se trata de una normativa que choca frontalmente con la libertad de expresión y mal usado puede llegar a ser un mecanismo de censura.

Al respecto de este punto resulta muy interesante la siguiente lectura que habla como personajes cómo Urdangarín o Bárcenas podrían utilizar el derecho al olvido como arma para ofrecer una visión diferente a la realidad en Google: ver enlace.

Aún es pronto para conocer las consecuencias que puede llegar a tener el derecho al olvido.

Cada una de las solicitudes que llega a los buscadores se analiza de manera individualizada aunque los administradores de los motores de búsqueda cuentan con unos requisitos mínimos para atender las solicitudes. Uno de las condiciones es que la información debe referirse a una persona física que no se considere como un personaje público. Además, la información enlazada no debe ser una información vigente o actual ni estar relacionada con casos de corrupción política o financiera.

Las autoridades europeas han publicado unas directrices básicas para la correcta aplicación del derecho al olvido en todo el territorio de la Unión. En España, la Audiencia Nacional ya reconoce el derecho al olvido y ha publicado las primeras sentencias relacionadas con el mismo.

{
}
{
}

Deja tu comentario Qué es el derecho al olvido

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre